lunes, 15 de junio de 2015

Resumiendo, o no: el yoga es mini y maxi

      Resumir es imposible, pero hay que concretar. Sintetizar es un arte, y la vida nos pone a prueba ese talento cuando enseñamos.

Yo enseño yoga, pero en realidad es el yoga el que me enseña a mi. Y más allá, es mi curiosidad la que más me hace aprender.

El yoga es tan amplio que no me canso. Pero además todo lo que estudio se aplica tan bien a lo que enseño que puedo estar siempre aprendiendo; la neurociencia, el coaching, la nutrición, el mindfulness... ¡hasta cómo llevar mi fiscalidad!

Me he dado cuenta de que es un reto mayor, para cualquier persona que enseñe, contar en pocos minutos y palabras, cercanas y universales, grandes conceptos como el cuerpo, la mente, las emociones o el espíritu.

Porque hay que hablar de todo ello cuando hablamos de yoga. Afortunadamente, la vida nos dió el cuerpo y el tiempo, y podemos ir sembrando parcelas a nuestro ritmo, y al de la tierra.

A veces me cuesta explicar en una sola clase a alguien todas estas revelaciones e ideas. Como sé que no hace falta, doy la clase y finalmente dejo que su experiencia hable por mi. No hay nada como delegar en la vida... :-)

      Además, hay muchos caminos para sentirse feliz y sano. Aunque el concepto y las ambiciones de felicidad y salud varían mucho de una persona a otra.

Yo aspiro al máximo, de ambas cosas. Y cuánto más tengo más a gusto estoy y más infinito me parece ese sentimiento de estar a gusto.
Sintiendo lo cómoda y alegre que estoy, y cómo eso crece cada día, consigo atisbar el infinito bienestar que está a mi alcance ¡y eso me hacer querer más!

¿Significa esta ambición que no cultivo santosha? ¿Que no estoy satisfecha o contenta?
¡Para nada! Estoy más que contenta, la mar de contenta (sobre todo desde que vivo en Ibiza, rodeada de mar, claro). Contentándome con cada centímetro del espacio que ocupo, cada segundo que paso en mi cuerpo, cada célula que creo o destruyo, cada amigo que saludo o despido, cada noche que duermo o paso despierta,... ¡estoy en santosha, en namasté, en ananda, en ishvara pranidhana,  y en toda la infinita jerga sánskrita de plenitud y satisfacción!

En fin, que el yoga me da vida maxi llena de lujos para los sentidos y el pensamiento, y vida mini al reconocer mi hermoso y humilde espíritu en este inmenso universo.

Sé que hoy he divagado mucho, me apetecía ser y estar aquí un rato, con vosotros...

Gracias a la vida, que me ha dado tanto, como canta Mercedes Sosa en este vídeo https://www.youtube.com/watch?v=WyOJ-A5iv5I